Jue. Sep 16th, 2021

95. Personalidad, carácter, temperamento, conducta y comportamientoCoaching De Músicos

Play/Pause Episode00:00 / 00:11:31Rewind 30 Seconds1XDownload Episode

Descargar archivo | Reproducir en una nueva ventana | Duración: 00:11:31

Hoy intentamos aclarar algunos conceptos, que en coaching utilizamos mucho, pero que a veces se confunden. Para poder hablar con propiedad vamos a intentar definir y comparar términos como personalidad, carácter y temperamento, y por otra parte, conducta y comportamiento. Algunos de estos lo usamos por cierto para hablar de liderazgo, así que viene bien tenerlos claros.

Ver en iTunes · Ver en iVoox · Ver en Spotify

Enlaces y notas del episodio

Transcripción del episodio completo:

Muy buenos días! Bienvenidas y bienvenidos a Coaching De Músicos

… el podcast en el que hablamos sobre conceptos, hábitos, técnicas, estrategias, conductas, habilidades y competencias del coaching pero enfocadas esta vez a la enseñanza musical y la vida del músico en general.

Porque sí, ¡los músicos también tenemos vida! Y aunque a veces se nos olvide, detrás de cada instrumento hay una persona! Así que vamos a dedicar un poco de tiempo cada día a hablar de esa persona, a hablar de ti: de tus necesidades, aspiraciones, deseos, ambiciones, valores, creencias, miedos, frustraciones… y todo lo que esté en nuestra mano. ¡Esto es Coaching De Músicos!

Episodio del viernes 11 de enero de 2019, número 95. Nos acercamos peligrosamente al 100. Hoy intentamos aclarar algunos conceptos, que en coaching utilizamos mucho, pero que a veces se confunden. Para poder hablar con propiedad vamos a intentar definir y comparar términos como personalidad, carácter y temperamento, y por otra parte, conducta y comportamiento. Algunos de estos lo usamos por cierto para hablar de liderazgo, así que viene bien tenerlos claros.

Pero antes, dejadme que os recuerde que toda la información, el podcast, el blog, las sesiones, los cursos online y todo lo que necesitéis, lo podéis encontrar en CoachingDeMúsicos.com.

Esta semana hemos podido ver dos clases del curso de liderazgo, según me estáis contando, sobre todo los que me conocéis (y también por lo que percibo en visitas comentarios) está gustando, así que la semana que viene seguimos con dos clases más.

¿Algún despistado o nueva incorporación? Pues todos los cursos están en coachingdemusicos.com, ahora mismo por 4€/mes para siempre.

Por fin es viernes, y además de tener por delante un fin de semana estupendo, tenemos un episodio dedicado puramente al coaching, a conceptos, técnicas y demás, para ir haciendo poco a poco nuestras prácticas como nuevos o nuevas coach, o simplemente para contaros poco a poco algo más de este mundo.

Esta semana, hablando del curso de liderazgo, me he dado cuenta de que muchas veces hay algo de confusión entre algunos términos como por ejemplo personalidad y carácter. A veces se confunden y a veces se utilizan indistintamente o con los matices no precisos.

Lo mismo pasa por ejemplo con el término «conducta». A veces lo confundimos con carácter, otras con comportamiento, otra veces no lo utilizamos con toda la connotación social que tiene…

Bueno, pues la idea de hoy es hablar de estos términos, ver qué tienen en común, qué los diferencia, bueno, definirlos principalmente y conocer su contexto adecuado.

Por ejemplo, en el curso de liderazgo utilizamos el término «habilidades conductuales». Y precisamente lo hacemos para diferenciar estas habilidades de los rasgos o las características de la personalidad que están más ligadas al temperamento. Así que pensé que vendría bien hacer un pequeño repaso de esto.

Personalidad, carácter y temperamento

Vamos a empezar con esas tres palabras que acabo de decir: ¿qué es la personalidad, qué es el carácter y qué es el temperamento?

Porque muchas veces decimos que alguien tiene una personalidad fuerte, ¿o es un carácter fuerte lo que queremos decir, o quizás un fuerte temperamento? Y tener mucho carácter, ¿va con la personalidad?

Temperamento

El temperamento es en realidad el que más base biológica (por tanto genética) tiene. Digamos que es la parte más instintiva de la personalidad, la que tiene que ver con procesos fisiológicos de cada persona. Con el sistema nervioso y el endocrino, o sea, de qué manera o en qué medida actúan los distintos neurotransmisores y hormonas.

Y podríamos decir que es «la forma de reaccionar» antes las cosas o las situaciones.

Vale, entonces tenemos que el temperamento es algo genético y que marca nuestra forma de reaccionar, en principio. Así que según qué base genética, vamos a reaccionar de primeras de una manera o de otra, nos pondremos más nerviosos, nos enfadaremos más, seremos más o menos reactivos, dependiendo de todos esos procesos que se den dentro de nosotros.

Carácter

Y entonces tenemos el carácter, que es prácticamente lo contrario, o sea «el componente aprendido de nuestra personalidad».

Ya teníamos la base de nuestro temperamento que venía marcada por nuestra herencia genética, y sobre eso nuestras experiencias, el entorno y las relaciones sociales van moldeando esa predisposición que ya teníamos para reaccionar de una manera o de otra ante cualquier cosa.

Así que, parece que se trata de algo cultural, que se basa en el contexto en el que nos desarrollamos.

Personalidad

Y ahora sí, podemos hablar de la personalidad, que solemos definir como «el conjunto de rasgo y cualidades que configuran la manera de ser de una persona y la diferencian del resto».

Pero en realidad, ¿cuál es la diferencia con el temperamento y el carácter? Bueno, pues simplemente es que la personalidad es el conjunto, o la mezcla de temperamento y carácter.

Cada persona tenemos unas características innatas, que ya nos condicionan en cierta media (temperamento). Luego nos desarrollamos en una cultura concreta y en un ámbito concreto y eso van formando nuestro carácter. Y lo que va haciendo es ir forjando nuestra personalidad, con el tiempo, con todas las experiencias que vivimos, pero siempre sobre la base temperamental.

Y por eso no somos todos iguales, ni siquiera los que vivimos en una misma cultura, país o ciudad, o incluso en la misma familia, porque todo ese carácter del que la sociedad nos impregna cae sobre temperamentos diferentes.

Así que en este sentido, podríamos decir que el temperamento de alguien es fuerte, es reactivo, es tranquilo o incontrolable… todo lo que tenga que ver con esa reacción innata, inconsciente o incontrolable no es carácter, ¡es temperamento!

Cambios en la personalidad

Y la personalidad, ¿puede cambiar? Bueno, pues teniendo en cuenta todo lo anterior, está claro que nuestras experiencias, nuestras vivencias, van formando nuestro carácter. Y el carácter es parte de la personalidad.

Lo que pasa es que la parte temperamental, la innata, la predisposición con la que ya cada persona ya está en el mundo, es tan fuerte que muchas veces los cambios en la personalidad tardan mucho tiempo. O más bien, la personalidad se va forjando constantemente con todas esas vivencias.

Lo que sí está claro es que tiene una parte muy importante, que tiene esa base genética y que siempre estará ahí. Por eso la personalidad nos define tanto a cada individuo.

Conducta y comportamiento

Bueno, y entonces, la siguiente pregunta sería: esa personalidad, formada por nuestro temperamento y nuestro carácter, ¿afecta a nuestra conducta, a nuestro comportamiento?

Pues… parece evidente pensar que sí afecta a cómo nos comportamos. Pero también aquí suele haber alguna confusión entre los dos términos: conducta y comportamiento.

En los dos casos estamos hablando de la forma en la que un individuo actúa en relación a su entorno, al medio en el que se desenvuelve. Por tanto, es lo que realmente el resto del mundo percibe de nosotros.

Pero hay algunas diferencias.

Conducta

Principalmente, se dice que la conducta es una actividad consciente. Sabemos cómo actuamos. Sabemos las implicaciones que tienen nuestros actos o sabemos las consecuencias de nuestra forma de actuar.

Como decíamos, es observable, el resto percibe cuál es nuestra conducta.

Y también es repetible, se mantiene de manera permanente. O sea que es en realidad el patrón que marca nuestra forma de actuar.

Evidentemente esta conducta va a tener mucho que ver con nuestro carácter, con las experiencias que hemos tenido en nuestra vida y que han ido creando ese patrón. Repito que se trata de la forma de actuar en relación al entorno, con lo que claramente el entorno nos marca, nos va moldeando. En realidad moldea nuestro carácter y este influye en nuestra conducta. Igual que lo hacen nuestros valores, por ejemplo.

Comportamiento

El comportamiento es algo muy similar, de hecho, también tiene que ver con el entorno, con la cultura. Y también es observable.

Pero una de las principales diferencias es que no es una actividad consciente, sino que se refiere a la reacción ante determinados estímulos, que no tenemos por qué controlar. Y en este caso, suele estar muy influenciado por nuestro temperamento. ¿Recordáis? por todo eso innato que hace que nuestro cuerpo nos pida reaccionar de una manera u otra manera.

Y además, precisamente por eso, no tiene por qué ser repetible, no conforma un patrón, sino que podemos tener comportamientos aislados, que no sean realmente acordes a nuestra conducta habitual.

Resumiendo

Resumiendo, tenemos dos partes: «cómo somos» y «cómo actuamos«.

El cómo somos se refiere a nuestra personalidad, a los rasgos que nos definen, y éstos tienen una base genética, innata (el temperamento) y una parte aprendida con la experiencia (el carácter).

Y todo esto influye en la otra parte, en cómo actuamos. En nuestra conducta si se trata de un patrón de actuación, que tiene que ver mucho con nuestro carácter y lo conscientes que somos de nuestros actos; y también influye en nuestro comportamiento, que no es un patrón, no tiene por qué ser repetible y está más influenciado por nuestro temperamento.

Y dicho todo esto, es el momento de despedirnos. Y más hoy viernes, que después de toda esta parte un poco teórica que hemos visto hoy, vamos a tener muchas ganas de descansar este fin de semana, de relajarnos, respirar un poco y recargar las pilas. ¡O al menos eso es lo que os deseo!

Eso sí, si mientras tanto queréis comentarme cualquier cosa, ya sabéis que estaré encantado, porque “todo esto solo tendrá sentido si es exactamente lo que vosotras y vosotros queréis”.

Así que espero vuestros comentarios, ya sea en Facebook, en las reseñas de iTunes, en los comentarios de iVoox o directamente en coachingdemusicos.com/contactar. Y si aprovechando el fin de semana queréis dejar algún tipo de valoración en iTunes o cualquier plataforma desde la que me escuchéis, pues será muy de agradecer porque hará que el podcast llegue poco a poco a más gente.

Y nos volvemos a escuchar el lunes, de nuevo a las 7:11 de la mañana, donde vendremos de nuevo con toda la energía que requieren los lunes!

Hasta entonces, ¡MUY BUEN FIN DE SEMANA!

Comprate en tus redes…

Etiquetado con:carácter, Coaching de músicos, Coaching musical, comportamiento, conducta, personalidad

Por Armando Flores

Musico por vocación y profesión, doy clases de canto en una academia para los más pequeños. Desde hace años, escribo en varios medios especializados. Si eres más feliz, dímelo cantando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *